Su mirada es tan fresca como osada. Y la ha trasladado al cuarto de baño de HOME ELLE Decor.

Después de licenciarse en Arquitectura de Interiores en la Universidad Politécnica de Madrid, a los 22 años puso en marcha su estudio de interiorismo. Instinto e intuición, unidos a su pulsión innovadora y a su formación en Madrid, Londres y París, la convierten en una profesional reconocida.

Uno de sus proyectos más aplaudidos es el exquisito espacio Gaztelur, cerca de Biarritz, tienda de antigüedades-restaurante-floristería, que materializó el sueño de su padre, el financiero y coleccionista Javier de la Rica, como ella, un apasionado del arte y la decoración.

Ama también el trabajo artesanal y procura introducirlo en sus proyectos residenciales y comerciales. Entre ellos está el restaurante japonés Noname en Madrid; y entre los residenciales destacan casas de campo en Cantabria y en La Mancha, una casa de vacaciones en un pueblo cántabro, un ático en el barrio de Salamanca y una casa unifamiliar en El Viso, ambos en Madrid.

www.martadelarica.es